Turismo

Una tarde en el Parque de la Ermita de Santa Isabel

a El parque de la Ermita de Santa Isabel en Mérida, Yucatán, se encuentra situado en la calle 77 x 66 y 64ª del barrio de San Sebastián. El parque se encuentra rodeado de casas coloniales, un kiosco en su centro y una iglesia que anteriormente fue conocida como Nuestra Señora del Buen Viaje por su localización en el camino real, que conectaba Mérida y Campeche. Actualmente se conoce como La Ermita de Santa Isabel, en honor a la madre de San Juan Bautista.

 Parte de su fama se debe a que suele citarse como punto de origen del “Panucho” a la Ermita de Santa Isabel, que también forma parte del Barrio de San Sebastián, cuenta la leyenda, que Don Hucho, creador de este emblemático platillo yucateco, solía ofrecer un bocadillo de pan con frijoles colados y huevo cocido a los viajantes que cruzaban por el antiguo Camino Real, que comunicaba a la Ciudad de Mérida con el vecino Estado de Campeche por ahí del siglo XIX.

imagen-1

Iglesia de la Ermita de Santa Isabel

 Durante un recorrido cotidiano de fin de semana, uno puede percatarse de como las personas se divierten en el parque, los niños jugando y riendo con sus amigos y maestros en sus actividades del catequismo los sábados, los jóvenes a su vez lo hacen practicando la batucada o alguna otra actividad al aire libre. Las personas más tranquilas se encuentran sentadas platicando mientras disfrutan del fresco aire de la tarde,  ya sea en las bancas o en las tradicionales sillas «Tú y yo» que le dan el toque perfecto de romanticismo al lugar.

imagen-2

Kiosko ubicado en el parque

 Posteriormente uno puede dirigirse hacia la Iglesia, para apreciar su belleza, en el costado derecho se puede observar una gran puerta de madera, que da entrada a un jardín lleno de árboles frondosos propios de la región yucateca. A primera instancia, uno se topa con una curiosa figura, que parece tener forma humana y cuya placa le da el nombre de «Figura Acondroplasica». Alrededor del jardín se puede apreciar  numerosas bancas y letreros donde dice el nombre de las plantas y árboles que forman parte del jardín, así también se nota la existencia de una fuente en su centro y un pozo en el lado derecho.

imagen-3

Totem de piedra, «Figura Acondroplasica»

 Para finalizar el recorrido por este emblemático barrio, uno se puede dirigir hacia la calle 64ª, una de las calles más coloridas que se pueden ver en la ciudad de Mérida. En el camino se encuentran 2 placas empotradas en las paredes, que forman parte del estilo urbano de varias esquinas de la capital yucateca, nombradas el «El Autogiro» cuya figura representa un helicóptero y el «Harén» que durante su época fue un sitio muy conocido y frecuentado por los meridanos.

 “Durante  la última década del siglo XIX  existió una casa con numeración 509, en la cual don Manuel Arjona estableció una pensión que tenía regadera, ducha, piscina y que además contaba con servicios de bar y restaurant. En su interior tenía un escenario en el que actuaban compañías teatrales.  Se comentaba que los huéspedes eran por lo común hombres solos.  Así las cosas, el Sr. Arjona denominó “El harén” a su establecimiento desde su fundación . A principios de la década de los años treinta, el sitio sufrió una fuerte de degradación: se convirtió en una casa de vecindad habitada por personas de escasos recursos y finalmente fue demolida y reemplazada por construcciones modernas”.

imagen-4

Placa, el Harén ubicado en la calle 64ª x 75

la-ermita-de-santa-isabel

Colaboración: Antgirl, en conjunto con Sharkgirl

ibis-perfil