Relatos

Nunca planees nada, ya que el mundo siempre te va a joder todo.

1.- Nunca planees nada, ya que el mundo siempre te va a joder todo.

 Impotencia, sentimiento que más odio, aquel que nace por aquellas cosas que están fuera de nuestro control, pero que joden enormemente nuestra vida. Puedes planear y prepararte para alcanzar tus objetivos, pero de la noche a la mañana las reglas del juego pueden cambiar. Por ejemplo:

 Desde Octubre del año pasado tenía planeado comprarme una cámara fotográfica semiprofesional, no como un capricho, sino que lo veía como una inversión en una herramienta que me ayudaría a mejorar mi trabajo en el blog. Por diversas circunstancias no lograba reunir todo el dinero pero tampoco quería dejar pasar las ofertas decembrinas así que les presté el dinero que me faltaba a mis abuelos (a los que siempre agradeceré todo el apoyo que me han dado) y me compré una cámara que tenía las características técnicas que estaba buscando y se encontraba en un rango de precio asequible.

 Tenía planeado devolverles el dinero en las primeras semanas de Enero; pero ¡oh destino cruel!, no contaba con que al inteligente Gobierno de Yucatán se le ocurriría poner en vigor un reemplacamiento vehicular con la excusa de hacerlo para tener un registro actualizado de vehículos y dueños, supuestamente para propósitos de la seguridad de la ciudadanía. No soy experta en la fabricación de placas, ¿pero será posible que cueste más de $500 pesos fabricarlas? Digo, si el afán era seguridad y no reunir ingresos para pagar las deudas del Estado (se estima una recaudación de 900 mdp), bien que se podría cobrar el reemplacamiento un poco más barato y no $1,490.00 pesos. Como una ciudadana consciente y respetuosa a las leyes, acaté la decisión del gobierno no sin antes mentar madres, pero mi coraje sería mucho mayor cuando vi que me tocaba en Enero, ¿qué acaso nuestro gobierno era demasiado pendejo como para no entender acerca de la cuesta de Enero? ¿Qué urgencia había para no empezar en Febrero?

 Y para aquellos que piensan como Carmen Salinas, «el que tenga coche que lo mantenga, el auto que tengo es un compacto del año 2005, el cual fue un regalo de mis abuelos y que sólo uso los fines de semana en parte debido al elevado (y cada vez más) costo de la gasolina y a mi bajo sueldo.

 Tenía la esperanza de que la ciudadanía se uniera para luchar contra el reemplacamiento y así mis planes no fracasarían desde comienzos de 2017, pero no contaba con una ágil movida del Gobierno de Yucatán. En un inteligente movimiento para ganarse a un sector de la sociedad yucateca a favor del reemplacamiento (a parte de la compra de spots en diferentes medios de noticias con el discurso de que es por motivos de seguridad) el Gobierno del Estado condonó multas, adeudos en tenencias y refrendos vehicula ¿Funcionó está estrategia? Te dejo un ejemplo:

los-ofendidos-1

Imagen exhibida sin el afán de atacar a ciertas personas u ofenderles

 Este post que apareció en mi timeline de Facebook me iluminó, claro que estaba ofendida, no me parecía justo, ¿por qué yo que había cumplido en tiempo y forma la ley y sus procesos no recibía un beneficio o descuento? Vaya, si el fin era beneficiar a la sociedad se podía también haber otorgado un descuento a los que son cumplidores, pero tal parece que eso no era beneficioso para el Estado o que al menos era justo joder a los puntuales y premiar a los deudores.

los-ofendidos-2

Imagen exhibida sin el afán de atacar a ciertas personas u ofenderles

 Tal vez mis contactos de Facebook tenían razón, al final todo se trata de suerte, Duarte tiene suerte de no ser atrapado aún, los Diputados y Senadores tienen suerte de ganar miles de pesos al mes más prestaciones, y yo tuve la mala suerte de empezar el 2017 siendo $1,490 pesos más pobre (tal vez hasta un poco más, ya que no junté el dinero para mi reemplacamiento y al parecer en Febrero subirá el costo) y eso sin sumar lo que subió el Transporte Público.

caray-moe

 Por esta misma mala suerte ya no planeo, ya que tengo la seguridad de que siempre saldrá algo que arruinará y desbaratará mis planes.