Relatos

Capítulo 4. Nigredo

Nigredo

 Dejemos a Ibis y a Luna por un momento, ahora nos toca viajar hasta el otro extremo de la Ciudad de Mérida, son las 11pm, llegamos a una habitación privada de un centro nocturno, de esos en donde las bailarinas se desnudan para encantar al público.

 En aquella habitación nos encontramos a una bailarina ofreciendo un espectáculo privado a una persona sentada en un lujoso sillón, las sombras nos impiden distinguirla a profundidad, solo podemos observar una silueta borrosa como si el entorno que la rodea se distorsionara con su mera presencia; mientras contempla detenidamente las formas y curvas de la bailarina empieza a decir unas palabras – Matar un ruiseñor, que solo canta y no hace daño, es un acto malvado – sus palabras, al igual que sucede con el espacio que lo rodea, se van distorsionando conforme salen de su boca. No estamos en cualquier centro nocturno, nos encontramos en uno de los más caros de la ciudad, y el cual cuenta con la fama de tener a las más hermosas mujeres de todo Yucatán.

 – Tú en cierto modo eres un bello ruiseñor, que solo baila para placer de personas que buscan satisfacer su lujuria, ¿pero hasta qué punto eres inocente o pura?, ¿hasta qué punto sería un acto malvado matarte?, algunas religiones tacharían tus actos de pecadores y bajo sus reglas tu castigo sería la muerte. No creo que entiendas ni la razón ni el sentido de estas palabras que te digo, ¿qué clase de educación tendrás?, ¿reflexionas sobre tu vida y el mundo en general?, ¿qué tipo de decisiones tomaste para estar aquí?, no te juzgo, incluso si solo te interesa el dinero, pero a mí solo me interesa tu cuerpo, no tener charlas profundas y filosóficas contigo – dicho esto la persona regresa al silencio y la penumbra la envuelve todavía más, la bailarina se inclina para darle un beso, parece como si no hubiera prestado atención o siquiera escuchado el pequeño discurso de su acompañante, las dos sombras se iban haciendo una sola conforme la chica se sienta en su regazo, toma las manos de aquella persona y las guía por su cuerpo, pasándolas por sus mejillas, labios y llevándolas a sus senos para jugar con sus pezones hasta culminar el recorrido en la entrepierna de la bailarina, solo se escuchan sus gemidos. Después de un rato la silueta pone sus manos alrededor del cuello de la chica y suavemente ejerce presión sobre el, la mujer en ningún momento opone resistencia, y lentamente la va asfixiando hasta matarla.. El cadáver cae al piso y la oscuridad inunda por completo la habitación, – ¡Oh mi dulce pajarita, ¿en dónde te encuentras?! – después de decir estas palabras la luz blanca de una lámpara cubre la habitación, pero no hay rastro de aquella persona, solo el bello cadáver de la bailarina. Nosotros, siguiendo su ejemplo, desaparecemos de aquel lugar para regresar con Ibis y Luna.

mylius_9

 Sin duda ya no era la misma Ibis, ¿qué efecto tuvo en mí la pregunta de Luna? Diría que fue un cruel y violento despertar, quería gritar, tenía tanta rabia que solo la pude liberar llorando, fue tanto lo que lloré que al poco tiempo me dormí del cansancio.

 Después de decir aquellas palabras Luna me tomó de la muñeca izquierda y la volteo, un misterioso tatuaje había aparecido, tenía la forma de un tiburón haciendo una figura circular y mordiendo su propia cola, poco después averiguaría que esta forma se llamaba uróboros aunque usualmente era representada con una serpiente. – Al poco tiempo de que obtuviera mi habilidad, la palabra «Mnemea» apareció tatuada en mi muñeca izquierda, Mnemea o la memoria, era la musa de la creación. Estos tatuajes están relacionados con nuestras habilidades, y aunque sea difícil de creer, era como si este tatuaje fuera una brújula que me guiaba hacia ti -.

Logo Shark-01

 Luna también dijo que era probable que junto con el tatuaje fueran apareciendo otras ideas o pensamientos, aunque no me quiso decir a que se refería. Pero no hizo falta esa misma noche me di cuenta de algo, la vida que había estado viviendo no era mi vida, algo dentro de mí me decía que había estado viviendo como un zombie desde hace un año o posiblemente más. ¿Cómo explicarlo? mi vida diaria consistía en despertar, ir a trabajar y regresar a mi casa a dormir, con sus respectivas pausas para comer o ir al baño, así hasta al día siguiente que era exactamente igual al anterior. No tenía hobbys, no salía con amigos o sola, los fines de semana los dedicaba a labores domésticas o a dormir. No es que fuera aburrida, antisocial o una ermitaña, sino que simplemente me había convertido en un robot, sin darme cuenta mi vida se había convertido en una rutina, ¡parecía como si hubiera estado en un trance!. Lo peor fue que a pesar de que sabía el nombre de los miembros de mi “familia”, no podía decir que tuviera algo en común con ellos, no recordaba sus cumpleaños o alguna anécdota familiar juntos, no convivíamos, no había comidas juntos, no había saludos o despedidas, era solo gente que vivía conmigo, y la cual no mostraba mayor interés en mí o yo en ellos. Tenía una leve noción de que había estudiado Mercadotecnia pero ni un solo recuerdo de mi vida escolar, ya sea universitaria o anterior, sólo tenía fotos de una graduación que era ajena para mi memoria y que sólo por qué yo salía en ellas sabía que era la mía. Luna quiso que me quedara el fin de semana en su casa sin decirle a nadie, así lo hice, no regresé a mi casa hasta el Lunes siguiente; no hubo regaños ni preguntas por mi ausencia, mucho menos un saludo por estar de regreso. ¿Era mi familia tan fría o es que no les importaba? No, algo en mí interior me decía que mi «verdadera» familia se preocupaba mucho por mí, a veces incluso en exceso, y que al primer día de ausencia sin noticias de mi paradero ya me hubieran estado buscando por todas partes sumamente afligidos. Algo o alguien me había robado mi vida y a mi familia, ¿Por qué?, ¿quería hacerme daño?, ¿de qué manera me había puesto en un trance y qué había hecho con mi verdadera familia? A Luna también le habían robado su vida, ambas no teníamos pasado y estábamos solas, agradecí por su repentina aparición.

 Luna me pidió que me mudara con ella, no lo pensé dos veces, quería estar con alguien que notara mi presencia, que reafirmara mi existencia en el mundo, también me recomendó que siguiera en mi trabajo, en parte por el dinero y también para que no sintiera que me habían arrebatado todo.

 En cuanto a la verdadera naturaleza de Boros y mi habilidad, fueron necesarios algunos experimentos para determinarla, en primera me di cuenta de que era capaz de modificar el tamaño de Boros con pensarlo, la máxima altura que alcanzaba era de medio metro aproximadamente, y la mínima como de una bola de Béisbol, suficiente como poder sujetarlo en la palma de mi mano. Según Luna, debido a lo que sucedió con la pistola, tenía un leve presentimiento de lo que era capaz de hacer Boros, fue así que me pidió que le ordenará que ingiriera su cámara descompuesta. La comunicación mental para hacerle cambiar de tamaño fue inmediata, pero para lograr transmitirle órdenes fue algo tardado, finalmente conseguí que me hiciera caso. Con ese y otras acciones similares Luna llegó a la conclusión de que Boros «reparaba» los objetos, aunque no solo se limitaba a restaurar su naturaleza original, sino que los mejoraba, por ejemplo la cámara de Luna ahora funcionaba con luz solar, tenía una batería de mayor duración, mayor capacidad de almacenamiento y otras cuestiones técnicas que anteriormente no poseía.

 Boros no podía retornar a mi cuerpo o algo así para ocultarlo de la vista de las demás personas pero al disminuir de tamaño podía quedarse quieto, como para hacerlo pasar por un muñeco de peluche y así no despertar la curiosidad de las personas. En cuanto al control, Luna me había comentado que también le había costado dominar al principio su habilidad para usarla cuando ella quisiera, su truco había sido asociar el sentimiento o emoción a una canción que le gustaba para poder accionar su habilidad, así que eso hice.

 Continúa en el siguiente capítulo

Lee los demás capítulos aquí

Relato creado por Sharkgirl para Shark Canal

luna-perfil